El primer baño de tu bebé

Bebé recién bañado

EL PRIMER BAÑO DE TU BEBÉ

Cuando bañamos a nuestro bebé, es sin duda otro de los momentos maravillosos que pasamos con él.

El primer baño es uno de esos momentos donde tanto padre como madre deberían estar juntos para poder disfrutarlo.

Pero seguramente es precisamente en el primer baño, cuando tengamos cierto reparo y nos sea complicado poder asear bien a nuestro hijo.

No te preocupes, te vamos a indicar paso a paso como hacerlo para que el baño sea un momento relajante tanto para tu hijo como para ti.

PAUTAS PARA EL BAÑO DE TU BEBÉ

  • Has de saber que desde el segundo día de vida, ya puedes bañar a tu bebé. Aunque no se le haya caído el muñón del cordón umbilical.
  • El baño, no tiene por que ser diario al principio, puedes empezar unas 3 veces a la semana, e ir aumentando el numero de baños a partir de los dos meses.
  • La duración del baño tiene que ser corta entre 3 y 5 minutos.
  • Asegúrate que el lugar donde lo vas a bañar no esté frío. Es decir ambiente caldeado.
  • La temperatura del agua debe estar sobre los 34 grados. Utiliza un termómetro para poder saber a cuanto está.
  • Prepara bien el baño con todo lo que vas a necesitar, y tenlo todo a mano.
  • Existen muchos tipos de bañeras y cambiadores en el mercado que te facilitan el baño de tu hijo.
  • Es importante no llenar demasiado la bañera, basta con que tenga unos 15 cm de agua aproximadamente.
  • Llega la hora del baño, y toda tu atención debe estar puesta en el bebé.
  • La forma de coger a tu bebé es utilizando una mano por debajo de la axila para sujetar al bebé y la otra, para lavarlo.
  • Cuando lo metas en el agua hazlo poco a poco, y habiéndote asegurado que esta a buena temperatura.
  • Empieza por la cara y la cabeza de forma suave, siguiendo luego por el resto del cuerpo.
  • Utiliza productos adecuados para su baño, poco jabón, y báñalo de forma suave y como no puede ser menos con mucho cariño.
  • Cuando termines utiliza para secar con una toallita suave pero si frotar y dejando bien seco todas las partes del bebé, cuello axila y sobre todo procura que no se queden húmedos los pliegues que pueda tener.
  • En los primeros días no es necesario echarle cremas.
  • Cuando pasen una o dos semanas, se recomienda una crema hidratante adecuada que puedes aplicar después del baño.
A los pocos baños, te habrás hecho con la forma de bañar a tu hijo, y disfrutarás de uno de los momentos más placenteros que tendréis tanto tú como él.
De todas formas, como una imagen vale más que mil palabras, te dejo un video de donde seguro podrás coger ideas con mucha más claridad.

Cómo bañar a tu bebé recién nacido 

Encuentra lo necesario para  el aseo de tu bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *